Bajo el brazo “Cuaderno de Ibiza y otros poemas” de José Cantabella

Hoy nos hallamos ante “el milagro del poema” como ya nos adelanta en la cubierta posterior de Cuaderno de Ibiza y otros poemas, el autor murciano José Cantabella, un humanista que no sólo ha consagrado su vida a la creación literaria, sino que también ha publicado diferentes tipos de textos en periódicos, suplementos culturales como el Ababol, antologías y diferentes revistas especializadas. Él, que ha pasado por momentos muy duros en su vida, aquí se nos desnuda en cuerpo y alma y nos cuenta el proceso de un amor que llegó para quedarse tras las azules aguas de una costa más lírica que arenosa.

Su primera presentación tuvo lugar el 4 de diciembre en el Museo Ramón Gaya, un lugar acogedor que también guarda la lucha del propio poeta por sus trabajadores. En esta presentación, sus compañeras Juana María Saura y Mercedes Imbernón, leyeron buena parte de sus poemas y narraciones, además de hablarnos del poeta, del ser humano y del hombre que abre sus brazos a la vida y a aquello en lo que cree. Aunque si algo he de destacar de este gran día para él, fue la pureza y la sinergia que se respiraba tanto en las miradas de sus allegados Marisa López Soria, Eloy Sánchez Rosillo o su gran amor Carmen Cantabella, así como la propia emoción del poeta, sus nervios y felicidad al presentar a este fruto del amor.

Cuaderno de Ibiza y otros poemas es un libro, en cuya portada vemos el trabajo de Carmen Cantabella, perfectamente enmarcado en una edición de líneas limpias y, en cuyo interior, descubrimos un trabajo que mezcla dos técnicas que se rozan en lo literario y lingüístico. Por un lado, lo que podríamos denominar microrrelatos y que componen el “cuaderno”, conformando una historia de sosiego y esperanza, muestra de esfuerzo por la elegancia, la síntesis y  la inflamada emoción de llegar al lugar deseado. Y, por otro lado, los otros poemas, un compendio de textos en prosa y poemas de distinta temática que nos acercan un poco más si cabe a José Cantabella.

Libro.

Cuando abrimos el cuaderno, ya sentimos esa declaración de intenciones en Uno:

 

Me fui ovillando, es decir, me marché a la isla.

Entonces,

como si nada, como si todo,

nacieron los poemas para este Cuaderno,

que a veces te reclaman a gritos,

otras veces, en silencio,

pero siempre reclamada,

porque saben que sin ti

no serían.   

 

Estos versos comienzan una historia que se va desarrollando como un lento vaivén y mostrando pequeños datos, quién sabe si ficticios o realmente ciertos sobre ellos dos, como la gran conexión con Federico García Lorca o esos pequeños sonidos e imágenes recreadas que hacen de la estancia en la isla, una experiencia que el lector siente con el corazón, con la vista y con los oídos. Entre esos paisajes de Ibiza, tintados de blanco, se desarrollan notas de erotismo que devuelven al yo a la vida y le hacen preguntarse retóricamente “pero a quién y por qué la secreta oración que estos versos encierran” o “por qué desde siempre en esta isla el tiempo transcurre, se estanca misteriosamente y se detiene ante mi asombro”. Y, entonces, en un vertiginoso giro el amor se va desarrollando y los momentos más cotidianos o más normales se nos muestran desde la mirada de un yo que vuelve a ver de manera nítida e inocente, hasta concluir en la fundación de la Casa del Amor.

Por contra, en la sección de “Otros poemas” caminamos desde la génesis del poema, recordamos a Picasso y el mensaje de paz que deseaba transmitir al pintar la barbarie, nos enfrentamos a la incertidumbre del amor, transitamos por Miranda con una nueva visión o bajamos hasta el mismo purgatorio de una noche de pasión, desvistiéndonos a Lamia en los poemas posteriores o haciendo que nos crucemos con la potente imagen de un hombre tratando de rasgar sus vestiduras y mostrarse pleno de independencia y humanidad para aguantar las tormentas.

Por todo ello, Cuaderno de Ibiza y otros poemas es una simbiosis de dos estilos literarios, unidos en una sola voz que nos “nos salva de la muerte antes de la alta noche” y nos pide a gritos meternos en la historia, abrir el corazón y cortar las amarras a cualquier mal sentimiento para comprender la pureza en un sola lectura.

 

Anabel Úbeda Bernal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s