Ababol 14 diciembre: La caricia del ocaso plateado.

“El azul impertérrito se oscurece al final de nuestros pasos”.

En la otra orilla nos encontramos con una vital y reflexiva María Teresa Cervantes que, en su extensa producción, nos devuelve una y otra vez al azul de los días, ese azul que con el paso de los añospasa del celeste al oscuro, robándonos, en ocasiones, el brillo de los recuerdos de antaño o haciendo que estos cambien el fulgor, del dorado de las estrellas por el plateado. La voz poética se cuestiona si es la misma que hace años, pues trata de reconocerse en el reflejo que el espejo le devuelve y pregunta melancólica al azul por qué la luz de la infancia se apaga tan pronto y la siente tan lejana.

            El aliento del final parece posarse en su sien y, en muchos de los versos, la acompaña como una sombra que ella es incapaz de reconocer. En esa noche interminable, es la voz de la poeta la que se interna en lo abstracto, en los temibles sueños que se mezclan con los recuerdos y así retoma los versos de Borges, uno de sus compañeros infatigables, cuando por su mente cruza la muerte de un ser querido y el último verano en Ginebra. Nos hace conscientes una y otra vez de que el tiempo es fugaz y que nosotros tenemos un tiempo como las estrellas, que se asoman tímidas tras la ventana del dormitorio.

Con el paso de los versos, vuelve la imagen del reloj parado o invisible que prosigue su labor y cuyo tictac extraña al padre que mantenía el mundo ordenado y los recuerdos vivos en cada rincón del vivo hogar. Y, aunque pudiéramos pensar que la voz poética espeta los versos con miedo, el poemario conforma un sereno y continuo cuestionamiento en cuyas líneas encontramos atisbos de preocupación por el camino que queda por andar cuando abstraídos quedamos a merced del mundo: “Me aturdo en el camino, / en este día a día que tanto me confunde. / Y no sé, no sé… adónde encaminarme y… / me quedo parada, muy parada, sin hacerme partícipe/ del mundo en el que vivo”.

            Los espejos son los que se rompen una y otra vez en estos versos, simulando las etapas de una vida lúcida, sobre la que volvemos cuando las olas nos zarandean en la barca que nos lleva al otro lado.  Ellas son los momentos que secuestran el sonido de la brisa marina, del viento, del crujir de las hojas y de las calles vacías cuando tratamos aún de saber quiénes somos. Versos que, sin duda, nos sirven para entender cómo la melancolía nos invade conforme pasan los años.

            La editorial Balduque recupera el estilo de Ediciones Sudeste, creando una colección con vocación universal que recogerá nuevas voces irrepetibles, continuando con un legado que quedó incompleto y que hoy recibe su homenaje.

Datos de publicación

Esta reseña fue publicada en el suplemento Ababol de La Verdad (Murcia) el 14 de diciembre de 2019, dentro de la sección lecturas. Autora de la reseña: Anabel Úbeda.


Título: En la otra orilla.
Autor: María Teresa Cervantes.
Género: Poesía.
Páginas: 100.
Editorial: Balduque, Cartagena, 2019.
Precio: 14 euros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s