“Todos esos poetas que no soy yo”, reseña de Pejk Malinovski

“El poeta vive su vida según un principio de placer más que de la realidad. Aunque las realidades suelen terminar triunfando sobre el placer.”

Página 75.

¿Quién es Pejk Malinovski?

Pejk Malinovski (1976) es un escritor de procedencia danesa dedicado al mundo de la radiofonía independiente. En su aún breve e intensa carrera, ha sido traductor de obras como la de Anne Carson o John Asbery y ha sido editor de Forlaget Basilisk en Copenhague. De momento, su obra poética cuenta con tres títulos, ‘Digterne’ (2016) o ‘Poetas’ (2019), sobre el que hablaremos a continuación, y dos anteriores, ‘Einbildungsroman’ (2001) y ‘Den store danske drommebog’ (2010). ‘Poetas’ publicada por Chamán Ediciones, colección Chamán ante el fuego, ha sido traducida al castellano por Daniel Sancosmed Masiá, filólogo inglés, especializado en la traducción literaria de poetas daneses, tan importantes, como Inger Christensen.

Las grutas del mundo poético

¿En qué se sostiene el mundillo poético? ¿O de la literatura? ¿Se sostiene en los versos que componen las obras? O, ¿en los principios de los creadores? Eso trata de destripar Pejk Malinovski en ‘Digterne’, un poemario y poema-río en prosa sobre los y las poetas que habitan el mundo, lleno de análisis, inquietudes, ironía y crítica social, con un ritmo interno que nos introduce en las grutas de luz y oscuridad donde muchos no desean reflejarse, pero se traslucen.

Sin duda, es difícil diseccionar a toda una raza humana, la de los “poetas”, en pequeñas parcelas dentro de este microuniverso que va referenciándose, pero haremos un breve recorrido por algunos de sus tipos con el fin de ofrecer un plano de todos los posibles. El primer plano que choca en la mente del lector serían las reflexiones acerca del mundo editorial y la “mercantilidad” de la poesía, pues como deja ver el yo-lírico externo, es un mundo podrido de intereses, presiones y, en algunos casos, imposible de regular, aquí algunos versos:

“El editor del poeta cree más en él que él mismo.

El editor del poeta le manda veinticuatro postales franqueadas a final de noviembre y le pide que escriba un poema al día.”

Página 32.

Perpendicular a este plano, encontramos intensas imágenes basadas en el erotismo humano, los cuerpos y metáforas impresionistas que se van superponiendo a la realidad más sucia, que al fin y al cabo nos rodea sin que seamos testigos o participes, nada se ve a simple vista: “El poeta menor acaba en la cama con el gran poeta y una chica con que han tonteado una noche muy húmeda en un bar de East Village…” o “El poeta que se disparó al corazón con una pistola de calibre 0,22. Las dos exnovias que lo metieron en el ataúd, descalzas y en kimono”. Poetas que nos hacen movernos sin cesar por distintos ambientes, la noche, el día, la muerte, la vida, el sexo o el mundillo poético, e incluso sus lecturas y referentes tanto literarios, pictóricos o cinematográficos aparecen aquí referenciados: “El poeta reconcilia su parte judía y su cosmovisión atea mudándose a Nueva York y leyendo a Allen Ginsberg” o “Los poetas se reúnen en círculo alrededor de una hoguera con sus libros favoritos, podría ser Palomar de Italo Calvino…”.

Y se podría hablar de tantos “poetas” que aquí se dan cita, haciendo que nos hagamos miles de preguntas, pues de modo maestro Pejk Malinovski ha creado una obra de difícil resumen, una especie de Divina Comedia donde subimos y bajamos del cielo al infierno, reconociendo las luchas internas y sociales de los que creen que su expresión puede mejorar el mundo, de los que buscan alguien que les lea con una mirada crítica, aún sabiendo que el lector modelo de Umberto Eco no ha sido educado y no se puede producir en serie, como se lleva pretendiendo algunos años con la poesía.

“Hasta que el lector pensante no haya sido inventado, probado, producido en masa y puesto al alcance de todos, la poesía no habrá cumplido su papel (le dice un poeta a un periodista que le vuelve a enfrentar con el cliché de “la muerte de la poesía”) y en ese momento habremos perdido la cabeza de todos modos”.

Página 29.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s