“Y al tercer día nació la palabra”, ‘It’ de Inger Christensen

Como si tuviesen confianza
En mí que estoy en la tierra
Como sí supiesen que yo
Soy sus palabras

453, 8.

¿Quién es Inger Christensen?

Inger Christensen (1935-2009) poeta, novelista y ensayista danesa sentó parte de las bases de lo que sería la poesía experimental de su país. Sus reminiscencias son muy visibles en el contemporáneo, ya comentado en estas páginas, Pejk Malinosvki. Las dos obras poéticas que nos han llegado han sido magistralmente traducidas en la Editorial Sexto Piso por Francisco J. Uriz, que respeta el verso sin pausas, el período sintáctico breve y la ausencia de puntuación que en castellano nos deja sin aire. Esto hace de ‘Eso’ (It, 1969/2015) -y ‘Alfabeto’ (1981/2014), dos obras que nos insertan en una cosmovisión cultural diferente a la nuestra y nos muestran, por un lado, la concepción del mundo y la sociedad, la creación de la palabra como medio ordenador y, por otro lado, un poema secuenciado matemáticamente donde el lenguaje emana de la naturaleza y no de los hombres. Christensen fue una poeta esencial y combativa.

Eso es lo que nos nombra, Eso no es un dios, es la palabra

Un día, ante una leja de la librería, encuentras lo que buscabas: el mundo. La búsqueda del lenguaje justo y preciso, la poética que te aleja con ferocidad de la comodidad determinada por tu idioma y tradición y te lanza a un vacío donde la prosa y la poesía se entremezclan, donde todo se estructura cuadriculadamente como los átomos que chocan para crear nueva vida, así también se choca el lenguaje y nos concibe de nuevo. Sin él, no seríamos humanos. Eso es todo.

El poemario comienza con un Prologos, compuesto de un largo texto de poesía en prosa, que representa el estadio anterior a la palabra razonada, al discurso y al pensamiento, en estos movimientos nos muestra la Creación, como el plasma se ordena y se superordena para dar desde el ser más pequeño y aparentemente inocuo a lo que nos rodea cada día y como la vida siempre tiene su contrapartida: la muerte. Mientras la vida cobra vida, aparece imponente la ciudad y las creaciones artificiales de los hombres, el hormigón, las cajas, los habitantes temporales, las carreteras y cae sobre ellos un sistema de organización contrario a la naturaleza, se insertan en el consumo, en la prisa y son pocos los momentos para respirar. Una feroz crítica en la que se van mezclando la formación científica y política de la autora, pero que se cubre de todo el sentido en estos momentos, actualizando el poema en su lectura.

Persigue expresiones ocasionales para captar lo individual: una vacuola especialmente redondo, un plasma particularmente homogéneo, un centro de energía extrañamente dividido, o en suma: la específica forma de vida que sistematiza sin cesar su impotencia: construye células de coanoflagelados, poríforos, gémulas. Incluye varios planos de simetría en una sola medusa. Sólo para morir y morir. 
P. 23
Esperan en organizaciones sindicales, asociaciones. Como si fuese cuestión de una distancia interminable. Es cuestión de un punto superpoblado donde la muerte actúa solapada. O esperan en ayuntamientos, concejos y comités. Son repartidos en grandes o pequeñas funciones de grandes o pequeños valores ficticios... 
P. 35

Y mientras todo se ordena, los humanos empiezan a experimentar qué es eso de las relaciones sociales, primando el espíritu de conservación que los lleva a definirse e Inger nos presenta a muchos tipos de “alguien” en una secuencia similar al juego de Pejk Malinovski: alguien está solo con los otros y nunca se ha conocido a sí mismo (p.55). En este orden tripartito, se abre ya el Logos, también dividido en tres, Escenario, Acción y Texto, cada uno conformado por ocho poemas divididos a su vez en cortos poemas que crean un continuo y tomarían el mismo título unitario a modo de versículos bajo la sección general. Todo ello, conforma un texto complejo y extenso, que imitaría la creación del mundo.

En ‘Escenario, aparecen los conceptos básicos, la sombra, la luz, la lluvia y todo aquello que irá llenado el poemario y creando conexiones vivificadoras. Es la representación del lugar por donde nos movemos diariamente, de la apariencia y del binomio entre lo natural y lo artificial, una definición que nos lleva irremediablemente al “gran teatro del mundo” de nuestra cultura. Cuestiona el orden de algunas creaciones y de las relaciones sociales que parecen salvarnos y nos lleva a pensar, desde un primer momento, en el poder del hombre sobre el lenguaje, porque crea realidades con él que pueden estar sujetas a muchos modos de preexistencia. ¿La lógica depende del lenguaje? Con versos, entre cientos, como estos:

Pero aunque la lógica no esté definida
sino oculta bajo capas de jardines
pintada de jardín a jardín
queda siempre una inquietud
una desesperación
un pulso sin cuerpo.
P. 111, 2, Conexidades.

En ‘Acción’, desaparece el yo-poético que meditaba sobre el Escenario y pasa a ser el observador, es otra serie de hombres, tropas, personas las que corren por la vida y descubren los valores, la moralidad, la locura y el juego del mercado, aparece la guerra y la enfermedad. Todo se vuelve difícil. E incluso el amor toma partido antes de introducirse una serie de telegramas que transcriben escenas cotidianas, aquí Inger, desarrolla el concepto de ciudad y de los hombres de manera magistral, reproduciendo una y otra vez dentro de los 8 poemas todo aquello que vemos y sobre lo que no meditamos. ¿Somos números? ¿Somos independientes? ¿Estamos dirigidos? ¿Quién nos maneja realmente?

El hombre nº8611 se pasa todo el tiempo desvariando sobre una sociedad.
Al final de todas las instituciones reunidas hay un comité de expertos. 
P. 299, 3, Integridades.

Entonces les encanta hablar sobre las clases dominantes
Hay muchos que dicen que a los oprimidos
Les encanta seguir las normas de los gobernantes...
P. 325, 8, Universalidades.

‘Texto’, la última parte del Logos, se abre con unos extensos textos en prosa poética que hablan de los elementos como tierra, la arena, la luz, la hierba, el papel que nos introducen en un mundo donde los humanos aprender a poner en palabras lo que ven y los que los examinan los juzgan y ven como dementes. En este orden, vuelve el yo-poético para hablarnos del papel por el que da vida y se convierte en una persona contestaría frente a los que actúan de forma automática. ‘Texto’ nos plantea, al jugar con la poesía y la prosa, el encuentro entre la pasión por descubrir de unos seres humanos y el poder que trata de silenciarnos y atropellarnos, para ello, el amor se convierte también en un elemento catártico que no está exento de dolor.

Después de la cuarta mañana busco
la expresión muda de los labios
Una y otra vez me quedo completamente
inmóvil para que la rueda siga girando y
que no haya motivo para el pánico [...]
P. 397, 4, Variabilidades.

tiene que 
producirse un milagro/ quizá una refinada tortura
de la razón/ p. ej. si en los periódicos usasen
la palabra amor en lugar de poder
entonces habría algo de lo que maravillarse
P. 417, 6, Extensiones.

Y así, el intenso vitalismo del que se torna la voz poética, no exento de rebeldía es capaz de aceptar la muerte y el miedo que son el tema principal del Epilogos, ¿la palabra que expresa muere al ser emitida? ¿Sigue teniendo existencia más allá de la milésima de segundo cuando no se fija? Y allí, se pregunta una y mil veces en un poema-río que es ESO, momento en que el miedo puede apoderarse de lo que queremos ser o somos, en que los equilibrios entre el bien y el mal son la cuestión a resolver y las células se mueven en nuestro interior buscando el camino como sílabas para formar palabras, para decir las cosas como son. ESO es el lenguaje, nuestra capacidad para expresarnos, contestar, amar y proteger. Acercarse a esta cosmogonía supone salir completamente desarmado, pues el verso es sincero y directo, matemático, simétrico, irónico, un todo que nos atrapa.

Intentos mágicos
pudieron ser palabras
que salieron de sí mismas 
como realidades
P. 481

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s