‘El fuego de los ancestros’: Ababol, 4 de julio

No siempre la juventud del autor indica cómo serán sus palabras, el gallego Ismael Ramos (1994) con sus ‘Fuegos’ – traducción de su poemario ‘Lumes’ (Apiario, 2017)- aviva lo ancestral que reposa en cada fragmento de la memoria y los transforma para mitificar o denostar al único actante grupal del que todos somos parte ­­­­­– con más o menos orgullo – : la familia. Entendida esta como herida en la que reconocernos o de la que renegar. Con una poesía en prosa sintética, expresionista y sugerente compone historias que nos introducen en los escenarios de lo cotidiano y lo rural, en donde nada es lo que parece.

Desde lo cotidiano, se retrata el paso del tiempo a través de las personas que pueblan este yo-poético grupal, en el que las mujeres toman un papel destacado por su naturaleza dadora de vida y su fuerza intrínseca. Bajo las manos de la abuela, la madre y la hermana, la herida sigue abriéndose y cauterizándose, ellas se mueven por las aguas y los frutos de un medio que aún hostil, es en el que permanecemos nadando a contracorriente. Sin quererlo, o sí, el rastro de la ciruela simula la sangre y el rezo se va transformando inevitablemente en el pájaro que nos lleva a locura de no-ser, de ver ese final que nadie se atreve a contar.

Desde lo rural, nos lleva al ritual del despertar, el cantar del gallo, o del comer, el sonido del cuello de las gallinas al romperse como la confianza entre dos seres que se conocen desde el primer balbuceo: el miedo a no poder volar y huir del propio destino. Frente a ello, la cotidianidad de la caza, el dolor de las guerras, el ladrido del perro y la alegría del cazador.

 Pero sin duda, destaca la secuencia ‘Nacerá una polilla en tu cabeza’, en la que nos situamos en uno de aquellos sanatorios de campo, donde leer era reposo y escribir un acto de resistencia, un asidero a la vida, mientras la tos se muestra como la antesala del final para muchos. Porque es la palabra el único medio seguro para expresar el dolor y su belleza, aún cuando lo real supera a la ficción, cuando la huella de la familia parece imposible de sanar.

Reseña de ‘Fuegos’ (La Bella Varsovia, 2019).

Publicada en el suplemento ‘Ababol’ de La Verdad de Murcia el 4 de julio de 2020.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s